Si buscas alguna película para ver un fin de semana con tu familia, y además prefieres los clásicos, te compartimos 2 que nos recuerdan el valor de la vida y el amor a la familia. 

1.- “En busca de la felicidad” (The Pursuit of Happyness) dirigida por Gabriele Muccinoel y 

2.- “La vida es bella” (La vita è bella, en italiano) escrita, dirigida y protagonizada por Roberto Benigni. 

En busca de la Felicidad

En Busca de la Felicidad narra la lucha constante por sobrevivir, basado en hechos reales, del difícil camino recorrido por su protagonista, Chris Gardner,  al que da vida Will Smith.

Poster película en Busca de la Felicidad

Ofrece un claro ejemplo de superación y valor, donde el amor de un padre hacia su hijo da fuerzas para seguir adelante, para no rendirse en el camino tras perder el trabajo y ser abandonado por su mujer.

Perseguir los sueños y luchar por lo que se quiere, atravesando todo obstáculo que se ponga en el camino, son las claves para lograr nuestros propósitos.  Chris Gardner tenía uno, velaba por un futuro mejor, sabía que era capaz y gracias a ello logró el éxito.

Su estreno fue el 15 de diciembre de 2006 en México y hoy día es un clásico que nos enseña y recuerda ese amor a los hijos.

Su estreno fue el 15 de diciembre de 2006 en México y hoy día es un clásico que nos enseña y recuerda ese amor a los hijos.

Producida y distribuida por Columbia Pictures.

La vida es Bella

La vida es bella es, probablemente, la película italiana más reconocida y aclamada a nivel internacional. Está inspirado en la obra “Alla fine ho sconfitto Hitler” de Rubino Romeo Salmoni, un superviviente de Auschwitz que narra su experiencia en dicho libro.

La película trata la historia de Guido Orefice, un judío-italiano que se muda a Arezzo para trabajar en el hotel de su tío. Pronto se topará con Dora, una profesora procedente de una familia acomodada afín al régimen fascista. Guido hará todo lo posible por conquistar a Dora, se le aparece siempre de forma inesperada y tratará de sorprenderla de todas las formas posibles.

La vida de Guido y su familia se ve truncada por el Holocausto. Guido parte junto a su hijo y su tío hacia un campo de concentración. Dora, al ser italiana y no judía, no está obligada a ir, pero decide marchar voluntariamente para tratar de estar junto a su familia.

La vida es bella es un ejemplo de superación, nos hace ver la belleza en el horror y la libertad incluso donde no la hay; nos hace reír y llorar… Guido tenía un porqué, una voluntad y logró crear esa sensación en su hijo. De este modo, pese a la crudeza de la película, podríamos afirmar que su lucha y su esfuerzo tuvieron su recompensa.

Su estreno fue en 1997 y a pesar de los 22 años de él, nos sigue estremeciendo, enseñando y emocionando al verla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *