Este miércoles 26 de junio, el Santo Padre comenzó con su habitual audiencia general diciendo que 2 comunidades siguieron la catequesis de este día, una en la habitual Plaza de San Pedro, y otra en el Aula Pablo VI, que fue adaptada para que los enfermos no sufrieran del intenso calor de verano de la ciudad. Esto lo tomó como el preludio al tema de la catequesis de hoy, que habla sobre el amor a Dios y el amor a los hermanos, según el pasaje evangélico de los Hechos de los Apóstoles, capítulo 2, versículos 42.44-45.


Hacían memoria del Señor

Dio inicio con su catequesis al mencionar de nuevo los frutos que recibió la primera comunidad cristiana de la efusión del Espíritu Santo en Pentecostés, dijo: “En los Hechos de los Apóstoles san Lucas nos muestra a la Iglesia de Jerusalén como el paradigma de toda comunidad cristiana. Los cristianos perseveraban en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, hacían memoria del Señor a través de la fracción del pan, es decir, de la Eucaristía, y dialogaban con Dios en la oración”.

audiencia-general-26-junio-19

Cuatro actitudes del buen cristiano

Continuó el Papa nombrando las actitudes de un buen cristiano:

1.- Escuchan asiduamente la enseñanza apostólica.

2.- Practican un alto nivel de relaciones interpersonales también a través de la comunión de bienes espirituales y materiales.

3.- Hacen memoria del Señor a través de la Eucaristía.

4.- Dialogan con Dios en la oración.

Además, dijo algunas diferencias entre una “comunidad de creyentes” y la “sociedad humana “. La Sociedad Humanase tiende a hacer los propios intereses sin tener en cuenta o incluso en detrimento de los demás”. La Comunidad de Creyentes prohíbe el individualismo para favorecer el compartir y la solidaridad, no hay lugar para el egoísmo en el alma de un cristiano”.

«Si tu corazón es egoísta no eres cristiano: eres una persona mundana, que sólo buscas tu favor, tu beneficio», afirmó.


Vivían todos unidos, conscientes de ser hermanos

Después de rescatar las actitudes de un buen cristiano, el Papa continuó explicando como se vivía en comunidad anteriormente:  Los creyentes vivían todos unidos, conscientes del vínculo que los une entre sí como hermanos en Cristo, sintiéndose especialmente llamados a compartir con todos los bienes espirituales y materiales, según la necesidad de cada uno. Así, compartiendo la Palabra de Dios y también el pan, la Iglesia se convierte en fermento de un mundo nuevo, en el que florece la justicia, la solidaridad y la compasión”.

Para finalizar con su catequesis, el Papa se centró en lo que San Lucas narra en los Hechos: «la perseverancia de los creyentes en la alianza con Dios y con los hermanos se convierte en una fuente de atracción que fascina y conquista a los demás».


Invitación del Papa Francisco

Como es de costumbre, el Papa Francisco saludó a todos en idioma español; dijo: “pidamos al Espíritu Santo para que nuestras comunidades sean acogedoras y solidarias, viviendo la liturgia como encuentro de Dios y con los hermanos”.

Felicitación especial a México

Después de su invitación, el Papa felicitó de manera especial a los mexicanos: “Yo quiero felicitar a los mexicanos, porque son tan acogedores, tan acogedores, con los migrantes. Que Dios se lo pague”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *