Parte esencial de la misión de la Iglesia

“Nunca dejará de haber necesitados en la tierra. Y por eso yo te mando que seas generoso con aquellos compatriotas que sufran pobreza y miseria en tu país” (Deut. 15,11).

CÁRITAS es una organización y un instrumento pastoral de la Iglesia que busca testimoniar el amor de Cristo por nuestros hermanos más pobres.

luis-artemio-flores-obispo-tepic
caridad-voz-obispo-art

Jesús tuvo un amor preferencial por los pobres y los enfermos; multiplicó los panes para saciar el hambre de las multitudes. La Iglesia, continuadora de la obra de Cristo, tiene la misión de testimoniar este amor preferencial por los pobres y necesitados, descubriendo en ellos el rostro de Cristo: “porque tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, era forastero y me hospedaste, estaba desnudo y me vestiste, enfermo y me visitaste, encarcelado y me fuiste a ver… ¿Cuándo Señor?... cuando lo hiciste con uno de estos hermanos conmigo lo hiciste” (Mt. 25, 35-40). Por eso, servir a nuestros hermanos pobres es servir a Cristo.

La identidad de “CÁRITAS”, como un proceso pastoral orgánico y organizado en la Iglesia Católica, es evangelizar promoviendo conjuntamente la Justicia y la Caridad en los diversos niveles: parroquial, diocesano, nacional e internacional; iniciando con obras de asistencia a los más necesitados, impulsar obras promocionales, luego obras liberadoras y transformadoras de las estructuras sociales.

Para la Iglesia Católica la Caridad pertenece a  su naturaleza y es manifestación irrenunciable de su propia esencia. El papa Benedicto XVI escribió en  la encíclica “Deus caritas est” (Dios es amor): La caridad es parte esencial de la misión de la iglesia junto con los sacramentos y el anuncio de la palabra; descuidar el servicio de la caridad sería descuidar parte esencial de su misión (n. 22).

La naturaleza íntima de la Iglesia se expresa en una triple tarea: a) anuncio de la palabra de Dios; b) celebración de los sacramentos; y c)  servicio de la caridad; son tareas que se implican mutuamente y no pueden separarse una de otra (n. 25).

En nuestra Diócesis de Tepic nos hemos propuesto implantar en cada parroquia la CÁRITAS parroquial, para cumplir con la misión que Cristo nos encomendó en las obras de misericordia.

“Señor Dios, abre nuestro corazón a las necesidades de los demás, enséñanos a ser generosos con lo que tenemos y a trabajar con esfuerzo para que haya más justicia para todos”.

+Luis Artemio Flores Calzada

VIII Obispo de Tepic.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *