Compostela: Ciudad histórica y señorial de nuestra Diócesis

Colaborador: Pbro. Lic. Felipe Gómez Güitrón


La mayoría de las ciudades y pueblos antiguos, enclavados en la geografía de nuestra Diócesis, tienen en su etimología un significado en lengua indígena, pero existe una que se escapa de esos parámetros; se trata de la ciudad de Compostela, que proviene del latín “campus stellae” o “Compostella”, es decir: “campo de la estrella”.

Este nombre proviene de Santiago de Compostela, España, y tiene ese significado porque, según la tradición, entre los años 820 y 835 se apareció una brillante luz en un bosque que, investigando, llevó al descubrimiento del sepulcro del apóstol Santiago el Mayor, sepultado ahí siglos antes. En ese lugar se fundaría la ciudad y se construiría la catedral que, a partir de entonces, es meta de numerosos peregrinos provenientes de toda la cristiandad católica para venerar la tumba del apóstol.


La Nueva Galicia

Para conocer un poco la historia de Compostela, Nayarit, remontémonos hasta el siglo XVI, cuando alrededor de 1530 llega Nuño de Guzmán a conquistar esta región, y le impone el nombre de “Conquista del Espíritu Santo de la Mayor España”.Cuando se entera el Consejo de Indias no está de acuerdo, y en nombre de la Reina Juana I de Castilla ordena que se nombre al territorio conquistado como Reino de la Nueva Galicia, que comprende los hoy estados de Nayarit, Jalisco, Colima, Aguascalientes, Sinaloa, Zacatecas y San Luis Potosí; ordenando también que se fundase una ciudad con el nombre de “Santiago de Galicia de Compostela”, que fuese la capital de este Reino.

La ciudad de Tepic, llamada anteriormente “Villa del Espíritu Santo de la Mayor España”,cambió el nombre por el que ordenó la reina, pero por las rebeliones de los indígenas cambian la ubicación de “Santiago de Galicia de Compostela”a su ubicación actual el 25 de julio de 1540, día del apóstol Santiago, fungiendo por varios años como capital del Reino de la Nueva Galicia. En 1548 el emperador Carlos V estableció una Audiencia con cuatro oidores que la gobernase.

A instancias del rey el papa Paulo III erige el 13 de julio de 1548 el obispado de la Nueva Galicia diciendo en la bula de erección: “…para que en los mismos lugares se plante de raíz la religión cristiana y sus moradores y habitantes adelanten siempre en la fe… y habiendo en ella una iglesia aún no erigida… por el tenor de las presentes letras, por la autoridad apostólica favorecemos con el título de ciudad al pueblo de Compostela en la misma provincia en el cual moran algunos fieles y con la autoridad y el tenor predichos lo erigimos e instituimos en ciudad que se llamará Compostelana y en ella una iglesia catedral que de la misma manera se llamará Compostelana, a favor de un obispo que también se llamará Compostelano que presida la misma iglesia…”.

Iglesia de Compostela en el año de 1944
Iglesia de Compostela en el año de 1944
Interior de la iglesia de Compostela en el año de 1945
Interior de la iglesia de Compostela en el año de 1945

De Compostela a Guadalajara

La Audiencia tantos abusos cometió que comenzaron los habitantes de Compostela a despoblar la ciudad, y a irse a sus pueblos de encomienda y a otras partes; los oficiales reales se fueron a Guadalajara, quedándose los oidores solos y quedando aquella ciudad  casi abandonada. Cuando el primer obispo Pedro López de Maraver vino a Compostela y al ver a la poca población tan decaída y sin esperanza de resurgir fijó la sede de su obispado en la ciudad de Guadalajara, y el rey en Cédula Real del diez de mayo de 1560 autoriza que se hiciese el traslado de la sede episcopal argumentando que “sería cosa monstruosa regir Iglesia, y poner pastor donde no había ovejas que guardar ni apacentar: y sería gastar y perder tiempo, y los dineros sin hacer provecho alguno que convenía que la dicha Iglesia catedral se estuviese en la dicha ciudad de Guadalajara como se estaba”.


Santiago Apóstol: el protector

Los pocos pobladores que quedaron lucharon para que la ciudad no siguiera decayendo, hasta llegar a convertirla en lo que hoy es: una ciudad con alrededor de 16,000 habitantes y con un prestigio tal que se le nombró “Señorial e Histórica Ciudad de Compostela”. Un motivo más para celebrar la vida y animarla celebrando su fe, lo constituyen las fiestas que se celebran año tras año a su santo patrono Santiago Apóstol.

A diferencia de otros lugares donde esta festividad es motivo de grandes manifestaciones religiosas, en Compostela queda opacada con la fiesta jurada del Señor de la Misericordia, que comenzó a celebrarse a partir del año 1850 al verse libres del cólera morbus que azotó en el norte de esta entidad y en otros estados.

compostela-nay-art01

Recuperando la historia

La devoción al Apóstol Santiago llegó a México junto con los españoles, ya que según la creencia los santos peleaban junto a los españoles en las batallas y así Santiago se convirtió en un feroz caballero matamoros en la reconquista de España; por eso se le representa montado a caballo, blandiendo una espada y su caballo aplastando la cabeza de un moro.

La creencia en las milagrosas apariciones del apóstol se traslada a México, en donde se transforma en mata indios acompañándolos en todas sus batallas. Innumerables fueron las batallas en las que la tradición popular asegura haberlo visto peleando, como en Querétaro, cuando los españoles el 25 de julio de 1531 combatían contra los indios chichimecas y durante la batalla vieron al apóstol montado en su caballo ayudándolos a vencerlos y fundan la ciudad poniéndole en su honor Santiago de Querétaro. A partir de ahí se convirtió en el emblema de la lucha de la cristiandad contra el paganismo de los indígenas, y lo convirtieron en el patrón de la conquista

La devoción del Apóstol Santiago se va extendiendo por todo hispanoamérica, y así encontramos más de 200 ciudades, pueblos, ríos, valles, haciendas, iglesias, etc. con su nombre, como nuestra ciudad que fue fundada como Santiago de Galicia de Compostela.Esta devoción sigue hasta nuestros días manifestándolo en nuestra parroquia en sus fiestas que se realizan del 20 al 25 de julio, donde en los últimos años poco a poco van recobrando  importancia, ya que continúa teniendo el patronato de nuestra parroquia.

La imagen del Apóstol Santiago en el templo parroquial se encuentra situada en la parte superior del retablo neoclásico, en una hornacina estilo barroco. A diferencia de otros lugares donde se le venera, no se encuentra montado en su caballo con su espada, sino de pie con su atuendo de peregrino y su bastón, y un pequeño bulito o guaje para tomar agua, indicando que aún falta mucho territorio que caminar y almas que conquistar para el Reino de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *