La primera laica mexicana beatificada

Este sábado 4 de mayo de 2019, a las 12:00 de la tarde, se llevó a cabo la misa de beatificación de Concepción Cabrera de Armida, la primera mujer laica de México.


La Mujer

Concepción Cabrera nació en San Luis Potosí en el año de 1862. Séptima hija de doce hermanos, falleció en 1937. Dio testimonio de vida como mujer, novia, esposa, madre, viuda. Fue fundadora de congregaciones religiosas y mística; siempre llevando su amor a Dios con valentía, ya que nunca dejó su apostolado a pesar de encontrarse en épocas difíciles de nuestra patria.


Un poco de historia

Desde su niñez era sencilla, alegre, sensible, atraída por Dios; era una pequeña humilde, limpia de corazón y con espíritu de sacrificio. Le gustaba la vida del campo y montar a caballo.

Conforme fue creciendo se hacía muy bella y amable. Tuvo varios pretendientes, pero un solo novio, Francisco, un poco mayor que ella. Alguna vez ella escribió: “A mí nunca me inquietó el noviazgo para ser menos de Dios. ¡Se me hacía tan fácil juntar las dos cosas! Al acostarme pensaba en Pancho y al último, para dormirme, en la Eucaristía, que era mi delicia.

Después de nueve años de noviazgo, Francisco y Concepción se casaron. Ambos eran de una situación económica holgada. El día del matrimonio, ella le pidió que la dejara ir a comulgar todos los días y que no fuera celoso. Concepción, con mucha paciencia, ayudó a Pancho a dulcificar su carácter y a conocer más a Dios. Tuvieron nueve hijos, a los que les enseñó a ser caritativos y generosos con los pobres. Eran una familia unida y alegre. Después de 16 años de matrimonio, Francisco falleció.

Ella tuvo la dicha de contar como directores espirituales a admirables sacerdotes y obispos a lo largo de su vida, mismos que la supieron guiar para su crecimiento espiritual y para su donación en bien de la Iglesia.

Ella veía cómo herraban a los animales en el campo, fue cuando decidió grabarse en el pecho el monograma “JHS”, que significa “Jesús Salvador de los hombres”, mismo que suele estar en el altar o cerca del sagrario.

¿Quién es un Místico?

San Juan de la Cruzdejó escrito en forma de bellos poemas sus encuentros con Dios, eso que se ha llamado ‘unión mística’. “El efecto que hacen en el alma estas visiones  es quietud, iluminación y alegría a manera de gloria, suavidad, limpieza y amor, humildad e inclinación o elevación del espíritu en Dios”.

Es el Espíritu Santo quien permite tener una visión de las cosas que los sentidos por sí solos no pueden alcanzar.

Esta “visión” adquiere veracidad cuando va acorde a lo que enseña la iglesia y tiene congruencia al estilo de vida de la persona.

maria-concepcion-beata-art

¿Qué es Beatificación?

La beatificación es el primer paso hacia la santidad. Es la declaración oficial por parte del Papa sobre una persona difunta, cuyas virtudes y hechos en vida han sido previamente certificadas para que se le pueda venerar.

Camino a la santidad:

1.- Siervo de Dios.

2.- Venerable.

3.- Beato o bienaventurado.

4.- Cononización o Santo.


Su Vocación

Como adolescente, esposa y viuda siempre fue totalmente dedica a Dios; iba descubriendo paulatinamente la vocación a la que el Señor la llamaba, profundizando en la oración la intimidad con Dios, escribiendo ampliamente lo que Dios le inspiraba.

Vivió épocas difíciles en la historia de México, desde el tiempo de las Leyes de Reforma, luego la época de Porfirio Díaz, la Revolución Mexicana y la Guerra Cristera.

Concepción fue fundadora de la Familia de la Cruz y directamente de cinco institutos, que más adelante se fueron abriendo más institutos. Lo que ella vivió, dijo y escribió, nos puede iluminar con amplitud y profundidad para nuestra propia vocación a la santidad y al servicio de la Iglesia.


Nota adaptada del artículo “Beatificación de Concepción Cabrera de Armida”. Puedes leerlo en la página oficial de la CEM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *