Colaborador: Nazareth Martínez Ramírez, Pastoral Vocacional

Del miércoles 17 al domingo 28 de Julio de 2019, en las instalaciones del Seminario Mayor ubicado en Santa María del Oro, Nayarit, se llevó a cabo el Pre Seminario y Pre Vida Religiosa, etapa con la que se culmina el “Proceso Juvenil Vocacional”, en esta ocasión 56 jóvenes “valientes” clarificaron el llamado que Dios tiene para ellos.


Un trabajo personal

Mediante un trabajo personal los jóvenes iniciaron explorando sus temores y esperanzas, contemplaron el panorama de su historia de vida a la luz de la vida de Jesús, su encuentro personal con Él y las actitudes que tenía en su vida, cómo anunciaba el Reino de Dios y que él mismo enseñó a vivir, dejarlo todo para seguirlo; el trabajo estuvo iluminado con preguntas que ayudaron a comprender su aquí y ahora, la situación que cada joven vivía y su ideal al finalizar esta experiencia, así mismo se ayuda a que los jóvenes fortalezcan su autoestima, su capacidad de decisión en la vida y sobre todo a tener en claro los valores del Reino, principalmente el amor a la vida,

pre2019-tepic

tal y como Jesús lo hizo, de manera humilde y sencilla. Así como somos, y como estamos, Dios nos pone lo necesario para responder


Diferentes “estilos de vida

Siguiendo el método de discernimiento que San Ignacio impulsó en sus ejercicios espirituales, se tomaron algunos elementos y se les compartió a los jóvenes, para que ellos, a la luz del mismo Espíritu, optaran por un estilo de vida según sus carismas y actitudes, de ahí pues, que previo a esto, se les presenta los diferentes estilos de vida que la Iglesia ofrece y en lo cuales se le puede responder al Señor:

  • vida sacerdotal
  • vida religiosa (masculina y femenina) y,
  • vida laical.

Lo anterior se da, favoreciendo el espacio con silencio interior y exterior, de ahí que, a partir de que inicia este “desierto” de oración y silencio, ellos descubran su “principio y fundamento” y entonces opten por un estilo de vida conveniente a su forma de vivir, siempre mirando el fin para el que hemos sido creados: la felicidad.


Los frutos

Los frutos que resultaron de esta experiencia fueron considerables, optaron para la vida sacerdotal en nuestro seminario 13 varones, 5 mujeres para la vida religiosa y 38 jóvenes por la vida laical, cuyo trabajo es, estar colaborando con la iglesia universal desde su parroquia en algún grupo pastoral o simplemente como buenos cristianos.

vida-sacerdotal-pre2019-tepic
vida-consagrada-pre2019-tepic

Oremos por las vocaciones

La decisión que tomaron fue el primer paso, llegó el inicio de caminar y luchar por su vocación; por eso, es importante contar con el apoyo de sus familias, amigos y de cada persona como católico, orando por ellos y pidiendo a Dios para que fortalezca su vocación. Orando también por lo jóvenes que no tienen claro para que están llamados, pidiendo para que descubran su vocación y sepan dar una respuesta amorosa y valiente.


¡Próximo año!

Si sientes curiosidad por descubrir tu vocación y este año no pudiste vivir el proceso vocacional, pregunta en tu parroquia, busca en facebook la página oficial de la pastoral vocacional diocesana, o ponte en contacto con nosotros para darte información del proceso vocacional 2020.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *