El regreso a clases implica la compra de útiles escolares; y uno de los más necesarios es sin duda la mochila. Lo deseable es que la mochila sirva por lo menos para un ciclo escolar completo, sin embargo, si se realiza una buena compra y si se logra que el usuario cuide de ella, la mochila puede ser útil durante varios años.

El abanico de opciones es diverso. Se elaboran mochilas para todo tipo de necesidades y gustos. En el mismo sentido, los precios oscilan dentro de un rango muy amplio. Por lo anterior, es conveniente tener en cuenta algunas de sus características principales con la finalidad de definir el presupuesto y las prioridades, acordes a cada estudiante.


CARACTERÍSTICAS RELEVANTES

El período de educación básica coincide con el desarrollo de la columna vertebral, así como el fortalecimiento de las articulaciones en hombros y brazos de los menores. Por ello, la compra de una mochila exige la consideración de diversos elementos que van más allá del precio o la imagen del producto.

Algunas de las características que se pueden tomar en cuenta son las siguientes:

Estructura

Existen diferentes tipos, tales como maletines, que se pueden cargar con una mano o llevarse sujetos de una correa con el peso en uno de los hombros, así como las clásicas “backpacks” con dos correas que se cargan sobre la espalda.

Considerando que el peso de los útiles escolares generalmente rebasa los 3 kilos en la educación primaria, lo recomendable es utilizar la mochila sobre la espalda con el apoyo de las dos correas sobre los hombros. Cargar todo el peso sobre un hombro –o brazo– se considera una mala postura que puede provocar desviaciones en la columna vertebral.

En los últimos años se han popularizado los modelos que utilizan ruedas en la parte baja, con la finalidad de ser arrastradas y evitar ser cargadas por los menores. Este tipo de mochilas son muy recomendables, siempre y cuando se pueda evitar el uso de escaleras.

Diseño

Podemos clasificar de manera general el diseño de una mochila en vertical y horizontal, atendiendo al tamaño y proporción. Aunque la atención debe centrarse en el acomodo correcto de la mochila sobre la espalda, se recomienda utilizar las que tienen un diseño vertical. Lo anterior debido a que éstas no sobresalen los hombros del menor favoreciendo una mejor distribución del peso sobre la espalda.

Distribución y compartimentos

El número de compartimentos y la distribución del peso de los diferentes artículos escolares es un elemento que mejora significativamente la carga del peso total. Es recomendable asegurarse que el mayor peso de la mochila quede posicionado cerca del cuerpo del niño, es decir, pegado a la espalda; para ello el acomodo de los útiles escolares es fundamental.

Peso

El peso de una mochila vacía regularmente oscila entre 300 y 680 gramos; no obstante, es posible encontrar mochilas con un peso superior a un kilogramo. La resistencia y combinación de materiales deben ser equilibrados para evitar el peso excesivo.

Correas

El uso de correas anchas, acojinadas y ajustables son un elemento fundamental para favorecer la ergonomía de las mochilas. La distribución del peso en los hombros y la espalda aligera la carga. Se recomienda que el ancho de la correa sea por lo menos de 4 centímetros. Por otro lado, dichas correas deben ajustarse de forma que la mochila se coloque pegada a la espalda a la altura de los omóplatos, evitando que el peso se recargue en la cintura o la parte baja de la espalda.

Materiales

El material del que esté hecha la mochila es un factor importante para la durabilidad de la misma. Por razones de resistencia al roce con la ropa, a las inclemencias del tiempo y al manejo diario, se recomienda el uso de materiales sintéticos tales como el poliuretano, el poliéster y el nylon; adicionalmente, algunos artículos utilizan algodón en combinación con los materiales mencionados con fines estéticos.

Estampado y colores

El exterior de la mochila es el único elemento considerado por los menores al momento de elegir. Sin embargo, el uso de dibujos animados o personajes de películas puede elevar el precio hasta cinco veces más sobre su costo intrínseco, debido al pago de regalías. Por ello, debe ser el último de los factores a considerar al momento de la compra. En este sentido, se pueden elegir varios artículos, dentro de su presupuesto, que cumplan con las características anteriores, y darle estas opciones al menor para que tome la última decisión.


Compartimientos

 

Se prefiere una mochila que tenga los compartimentos siguientes:

1) compartimento principalcon separador o bolsillos semiabiertos para la colocación de libros y cuadernos;

2) compartimento mediano para artículos más pequeños, tales como lapicera o lonchera;

3) bolsillos a los lados para botellas de agua o artículos varios; y,

4) bolsillos internos para llaves, dinero, teléfono, entre otros.



El Peso

 

El peso total aceptable para un estudiante de primaria debe estar dentro del rango de 2 a 4 kilos; aunque hay estudiantes de educación secundaria que cargan entre 8 y 12 kilos, siendo excesivo para su edad. Un estudiante debe evitar cargar más del 10% de su peso; por ejemplo, un niño de 20 kilos puede cargar hasta 2 kilos en la mochila.



MENOS CARGA Y MÁS LIBERTAD

Actualmente el precio de una mochila puede variar desde los $ 379 hasta los $1,849 pesos. De hecho, la primer decisión debe ser el presupuesto destinado a dicha compra, teniendo en cuenta los ingresos y ahorros familiares. Una vez definido el monto máximo que estaría dispuesto a pagar, es posible encontrar una mochila adecuada a sus necesidades.

Una vez realizada la compra se pueden seguir algunas estrategias tendientes a controlar el peso de la mochila. La más utilizada es la implementación de horarios que distribuyen las materias impartidas a lo largo de la semana, lo que permite llevar a la escuela menor cantidad de libros y materiales; es recomendable que un adulto revise periódicamente la mochila del menor, principalmente en el caso de los primeros grados. Algunas escuelas cuentan con espacios físicos destinados para guardar parte de los útiles escolares de cada estudiante. Así también, algunas instituciones han comenzado a utilizar herramientas electrónicas que disminuyen el uso de libros impresos y cuadernos.

La educación facilita el camino hacia la libertad. Por ello, nunca debe relacionarse con una carga pesada. Busquemos agregar sentido al conocimiento y evitar cargar con lo innecesario.

mochila-adecuada-art3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *