“Los dos Papas”, producción reciente de Netflix, nuevamente ha suscitado el diálogo y el debate en torno a la renuncia del papa Benedicto XVI y al Cónclave que concluyó con la elección del papa Francisco.

Este film, y las reacciones que ha provocado, son una muestra preocupante de nuestra realidad: por una parte –refiriéndome al productor– manifiesta que “cualquiera” puede presentar su interpretación de los acontecimientos como si fueran verdad y como si él fuera experto en el tema; y por otra –refiriéndome a los espectadores– se evidencia la poca capacidad de análisis para distinguir la ficción de la realidad y para consultar fuentes confiables antes de crearse una opinión.


En cuanto a la trama, lo primero que hay que afirmar es que “Los dos Papas” no es un documental ni una historia basada en la vida real. 

El guión se apoya en “conversaciones imaginarias” entre el papa Benedicto XVI y el Cardenal Jorge Mario Bergoglio, entre los cónclaves de 2005 y 2013, repitiendo y reforzando una visión ideológica sobre la Iglesia Católica y sobre una supuesta tensión entre conservadurismo y progresismo, representada en ambos personajes. Pareciera que todo lo “malo” que se desea cambiar en la Iglesia está representado en Ratzinger y todo lo “positivo” en Bergoglio, pues Benedicto aparece como un hombre intransigente, tradicionalista, duro, implacable e incapaz de abrirse a lo nuevo, y Francisco es el comprensivo y misericordioso.

Sin embargo, quienes hemos tenido la posibilidad de leer y escuchar a Ratzinger, sabemos que es un hombre lleno de ternura y alegría, sencillo y promotor del diálogo, con una profunda vida espiritual y de una gran calidad humana, cuya pasión por actualizar el mensaje del Evangelio a nuestros tiempos fue uno de sus grandes méritos. Y Francisco, por su parte, continuó con la reforma iniciada por Benedicto.

imagen de comparación del papa Benedicto y el actor
opinion-los-dos-papas-revista-la-senda-1

Además, el productor parece no conocer las Cartas Apostólicas de Juan Pablo II y de Benedicto XVI que contienen las normas para elegir al nuevo papa, donde claramente se afirma que la elección es asunto de una mayoría, abierta a la acción del Espíritu Santo, y no el resultado de un acuerdo “en secreto” entre dos personas.

En una producción como ésta, la riqueza espiritual e intelectual de ambos pontífices hubiera sido ocasión para hacer un diálogo mucho más rico y lleno de profundidad, en lugar de hacer una caricatura de estos dos personajes polarizándolos.

No hay que olvidar que ambos son católicos y obispos de la misma Iglesia; por lo cual, aunque hay diferencias en el estilo, en la personalidad, en las acciones pastorales o en acentos teológicos, no hay diferencias en la doctrina.

Recordemos que ésta es una película, es decir, una historia de fantasía relatada para entretener a los espectadores.Si realmente queremos conocer a los dos Papas, lo mejor que podemos hacer es leerlos y descubrir la riqueza de cada uno, y no quedarnos con una película que refleja sólo el pensamiento de su productor y sobre la imagen que él tiene de la Iglesia, a la que se nota que no conoce a profundidad.

2 Comentarios en: “Los dos Papas: Una película de ficción y conversaciones imaginarias.”

  1. Esta es una película “a modo” alejada de la realidad. La renuncia de un Papa, debe ser analizada con mucha más profundidad y no conformarnos con un “estoy enfermo y cansado” me preocupa lo que dijo el teólogo José Alberto Villasana en el programa de Roberto O’farril “El Pulso de la Fe” en ADN 40.
    Hay mucho material para hacer un análisis muy profundo de este tema, por más doloroso que sea, ya que como católico, amo a mi Iglesia.

  2. Salvador: muchas gracias por compartir tu punto de vista. Estoy de acuerdo contigo en que para tratar este tema objetivamente se debe tomar en cuenta una gran variedad de aspectos.

    Como película, a manera de entretener, cumplió su objetivo.

    Respecto a tu preocupación sobre algunos comentarios del teólogo José Alberto, respeto su punto de vista como periodistas católicos de renombre, sin embargo, recuerda que no refleja la voz oficial de la Iglesia.

    Si quieres saber lo que realmente piensa y opina la iglesia, te recomiendo las fuentes oficiales, como es el caso de Vatican News, o el de esta revista, que es un medio de comunicación oficial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *