Colaborador: Diác. Oscar Gerardo Flores Gómez

¿Qué es la Misa Crismal?

Esta Eucaristía, presidida por el señor obispo y concelebrada por los sacerdotes de la diócesis, es la celebración en la que se consagra el Santo Crisma, de aquí el nombre de Misa Crismal, y además se bendicen los restantes óleos o aceites: para los enfermos y los catecúmenos.

Es celebrada ordinariamente el Jueves Santo por la mañana, aunque por motivos pastorales esta celebración puede realizarse con anticipación de acuerdo a las características y necesidades de cada diócesis en particular.

Haberla fijado el Jueves Santo no se debe al hecho de que ése sea el día de la institución de la Eucaristía, sino, sobre todo, a una razón práctica: poder disponer de los santos óleos, sobre todo del óleo de los catecúmenos y del Santo Crisma, para la celebración de los sacramentos de la iniciación cristiana durante la Vigilia Pascual, sin que lo práctico opaque el sentido teológico.

La Misa crismal será celebrada en la Diócesis de Tepic este jueves 23 de julio. Será presidida por el señor Obispo Luis Artemio Flores Calzada y concelebrada por los sacerdotes que colaboran con él en el gobierno diocesano, los vicarios episcopales y decanos.
Señor Obispo de Tepic bendiciendo los Santos Oleos
    Imagen de archivo. Señor Obispo Luis Artemio Flores bendiciendo los Santos Oleos.

    ¿Qué es el Crisma?

    Crisma significa unción y se hace con óleo y aromas. La liturgia cristiana ha aceptado el uso del Antiguo Testamento, en el que eran ungidos con el óleo de la consagración los reyes, sacerdotes y profetas, ya que ellos prefiguraban a Cristo, cuyo nombre significa “el Ungido del Señor”.

    Del mismo modo, se significa con el santo crisma que los cristianos, injertados por el bautismo en el misterio pascual de Cristo, han muerto, han sido sepultados y resucitados con Él, participando de su sacerdocio real y profético, y recibiendo por la Confirmación la unción espiritual del Espíritu Santo que se les da.

    Además, se usa en la ordenación de los obispos y sacerdotes, y otras funciones, como por ejemplo en la consagración de templos y altares.

    La consagración del crisma es competencia exclusiva del obispo y es considerada como una de las principales manifestaciones de la plenitud sacerdotal del obispo, que ha de ser tenido como el gran sacerdote de su grey, y como signo de la unión estrecha de los presbíteros con él.

    Señor Obispo bendiciendo los Santos Oleos
      Imagen de Archivo. Señor Obispo bendiciendo los Santos Oleos
      Sacerdotes bendiciendo en la consagracación
        Imagen de Archivo. Sacerdotes de Diócesis de Tepic en consagración.

        ¿Qué son los óleos?

        Es importante recordar que no es lo mismo el Santo Crisma que el óleo de los catecúmenos y de los enfermos, estos últimos sólo son bendecidos, no consagrados.

        El óleo de los catecúmenos aporta a los que se preparan para al recibir el bautismo, fortaleza en la lucha de la vida cristiana. Un catecúmeno es una persona que desea recibir el bautismo y que se hace instruir con este designio.

        La oración de bendición dice: Bendice este óleo y concede tu fortaleza a los catecúmenos que han de ser ungidos con él, para que al aumentar en ellos el conocimiento de las realidades divinas y la valentía en el combate de la fe, vivan más hondamente el evangelio de Cristo, y emprendan animosos la tarea cristiana

        El óleo de los enfermos confiere a los mismos fortaleza en la cruz de su enfermedad y, si Dios lo quiere, la sanación de la misma, así ya lo dice la carta de Santiago. Se usa en el sacramento de la unción de los enfermos.

        La bendición dice: Bendice este óleo para que cuantos sean ungidos con él sientan en cuerpo y alma tu divina protección y experimenten alivio en sus enfermedades y dolores.

        Los misterios salvadores ocurridos en Cristo y por Cristo, en un tiempo histórico concreto, pasan a ser invisibles y reales por medio de los sacramentos de la Iglesia, las acciones salvíficas del Señor por gestos y oraciones. Los óleos que se bendicen y el Crisma que se consagra serán elementos puestos al servicio de la acción redentora del Señor y Salvador transmitiendo su vida y santidad. ¡Los sacramentos nos comunican la vida resucitada de Jesucristo, su Espíritu Santo, ¡inician en nosotros la vida eterna!

        Sacerdotes en la consagración
          Imagen de Archivo. Sacerdotes de la Diócesis de Tepic en la Consagración

          Renovación de las promesas sacerdotales

          El rito de esta misa incluye además la renovación de las promesas sacerdotales. Tras la homilía, el obispo invita a sus sacerdotes a renovar su consagración y dedicación a Cristo y a la Iglesia.

          Juntos prometen solemnemente unirse más de cerca a Cristo, ser sus fieles ministros, enseñar y ofrecer el santo sacrificio en su nombre y conducir a otros a Él. Por tanto, otro tema importante de la misa crismal es el sacerdocio. Al entregar el misterio de la Eucaristía a la Iglesia, Cristo instituyó también el sacerdocio.

          La Misa Crismal tiene un significado muy hondo para todos los cristianos, pues nos revela la estrecha relación que une a todos los miembros del Pueblo de Dios y manifiesta, con la bendición de los óleos y la consagración del Santo Crisma, la dignidad que todos los discípulos de Cristo reciben por su santificación bautismal.

          Deja un comentario

          Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *